25 de junio de 2012

Charlota de Cerezas y Chocolate


   Voy a aprovechar esta Charlota de Cerezas para felicitar a mi hermana. El sábado fue su cumpleaños y ésta fue su tarta para celebrarlo en casa, tranquilos y en una noche de sábado de lo más agradable, nuestras dos familias cenando entre fútbol, risas, charlas y agua de Valencia... ¡te quiero, petarda!

   Whole Kitchen en su propuesta dulce para el mes de junio, nos invita a preparar un clásico francés "Charlota".
   Yo nunca había preparado una charlota y está exquisita. Mi versión no lleva alcohol porque tenían que comer los niños.
   La charlota podemos elaborarla tanto de frutas, chocolate, café, incluso de tiramisú, muchas opciones a la hora de elegir ingredientes para preparar nuestra versión. 
   La charlotte a la rusa consiste en un dulce helado, sin cocción, compuesto de una preparación de bavarois a la vainilla o de una mousse vertida en un molde de charlotte tapizado de bizcochos a la cuchara, casi siempre empapados en licor o en café. 

   La bavarois se hace con crema inglesa o puré de fruta cuajado con gelatina, al que se añade crema batida. A la Charlotte rusa se le pueden añadir diversas capas de frutas frescas: albaricoques, fresas, melocotones, piña o frambuesas, maceradas en kirsch o marrasquino. Se coloca en la nevera y se sirve después de algunas horas de refrigeración.

Para los bizcochos:
  • 2 huevos, separadas claras y yemas
  • 2 cucharadas soperas de harina
  • 2 cucharadas soperas de azúcar
  • unas gotas de limón y una chispa de sal
   Ponemos las claras en un bol, con la sal y el limón y montamos. Incorporamos el azúcar y seguimos batiendo. Añadimos las yemas y las batimos un poco, hasta que estén bien mezcladas con las yemas. Agregamos la harina tamizada y la mezclamos, de forma envolvente, con una espátula.
     En una manga pastelera, metemos la mezcla y sobre una bandeja con papel de horno, hacemos los bizcochos.
     Horneamos, con horno precalentado a 180º, unos 8 minutos (vigilando el grado de cocción).



Para la mousse de chocolate:
  • 150 gramos de chocolate para postres
  • 60 gramos de mantequilla
  • 60 gramos de azúcar
  • 2 huevos, separadas claras y yemas
  • una pizca de sal
  • unas gotas de limón
   Ponemos a derretir el chocolate con la mantequilla al baño maría.
   Batimos las yemas con el azúcar, hasta que blanqueen.
   Montamos las claras a punto de nieve, con la pizca de sal y las gotas de limón.
  Cuando el chocolate haya entibiado, mezclamos con las yemas. Incorporamos la mezcla a las claras y mezclamos de forma envolvente.
   Dejamos en la nevera hasta que vayamos a utilizarla.

Para la gelatina de cereza:
  • 2 cucharadas soperas de mermelada de cerezas
  • 1 hoja de gelatina
  • 2 cucharadas soperas de agua
   Hidratamos la hoja de gelatina en agua, la escurrimos y la ponemos en un cazo con la mezcla de mermelada con agua. Calentamos hasta que se disuelva la gelatina.

 Para la bavarois de cereza:

  • 200 gramos de cerezas, sin hueso
  • 60 gramos de azúcar
  • Zumo de medio limón
  • Otros 60 gramos de cerezas sin hueso y trituradas
  • 4 hojas de gelatina
  • 200 ml de nata
  • 1 cucharada de postre colmada de azúcar glass
   Trituramos los 200 gramos de cerezas con los 60 g de azúcar y la mitad del zumo de limón.
   Ponemos en un cazo los 60 g de cerezas con el resto del zumo de limón y las 4 hojas de gelatina (previamente hidratadas en agua y escurridas), lo ponemos a calentar hasta que se deshaga la gelatina.
   Ponemos la nata bien fría en un bol y batimos, cuando empieza a espesarse, añadimos el azúcar glass y seguios batiendo hasta montarla.
   Mezclamos todo, con cuidado y de forma envolvente, hasta que se haya mezclado de forma homogénea.


   Forramos el molde (en el fondo y alrededor) con los bizcochos remojados con el licor que hayamos elegido -en mi caso, un licor de mora sin alcohol, por los niños-, y vamos forrando el molde, procurando no dejar espacios sin cubrir.
   Distribuímos la mousse de chocolate por encima de los bizcochos y dejamos enfriar.     Terminamos de rellenar con la bavarois de cerezas y ponemos en la nevera hasta que solidifique.
   Terminamos repartiendo por encima de la bavarois la gelatina de cerezas.
   Dejamos enfriar bien en la nevera.


¡Espero que os guste!

18 de junio de 2012

Souvklavi y Pan de Pita


Este mes, muy justita como siempre, pero he llegado a traeros la receta de Whole Kitchen. La verdad es que me encanta participar, porque hago platos que se salen de mi repertorio particular, distintos platos de la gastronomía de otros países y (mientras no utilicen ingredientes muy raros) eso es algo que me gusta mucho.
La receta de hoy, nos va a venir muy bien para una cena informal, sin muchas complicaciones ni demasiadas calorías y, además, vamos a quedar de lujo…

   Whole Kitchen en su Propuesta Salada para el mes de Junio nos invita a preparar Souvlaki y Pan de Pita

El souvlaki es un plato tradicional de la cocina griega, consistente en pequeñas piezas de carne intercaladas con verduras y aderezos. Se come con las manos, dentro de un pan de pita o con el pincho sobre un plato con patatas fritas o pilaf. Se suele utilizar carne de cordero, de cerdo, de ternera, de pollo e incluso encontrarás versiones de pescado o sólo verduras. La carne se coloca en un pincho, conocido como spiedo y se cocina lentamente. 


El souvlaki es la variante griega del shish kebab. Si vas a Atenas, te encontrarás que el souvlaki se conoce como kalamaki. 

Para acompañar este plato, haremos un Tzatziki, una salsa hecha con yogur y pepino rallado que también te valdrá para hacer un dip con las pitas o para acompañar cualquier verdura, carne o pescado, esta salsa es complemento perfecto para las comidas veraniegas. 


Para los Kebabs 



Pechuga de pavo y magro de cerdo cortada en dados (unos 500 gramos)
3-4 hojas de menta fresca troceada 

hierbas provenzales 
el zumo de 1/2 limón 
3-4 cucharadas de aceite de oliva de calidad 
1 cucharada de vinagre 
1 pizca de pimienta negra recién molida 
1 pizca de sal marina 

Un vaso de vino tinto (me gusta mucho la carne marinada en vino tinto)
Una cucharadita de Ras-el-hanout (esto es opcional)
Cebolla, pimiento verde y calabacín troceados. Podemos poner otras verduras que nos gusten.

Poner todos los ingredientes del kebab en un cuenco y, con las manos limpias, remover bien con las manos para que se integren a fondo unos con otros. Cúbrelos con papel de cocina transparente y mételos en el frigorífico durante una hora para intensificar los aromas. 
Montamos los pinchos alternando los dados de carne con las verduras. Se pueden hacer a la parrilla, a la plancha o (como yo los hice) al horno.


Para el pan de Pita 

250 g de harina 
2 cucharaditas de sal 
2 cucharadas soperas (unos 10 g) de aceite de oliva 
125 ml. taza de agua tibia 
Un sobre de levadura seca de panadería (la mía era de Maizena y 5’5 g) 


Mezclamos el agua tibia con el aceite, añadimos la levadura seca y removemos para que se disuelva un poco.
Agregamos la harina y la sal.
Amasamos hasta que estén todos los ingredientes bien integrados y la masa sea manejable.
Ponemos la masa en un bol enharinado, la embadurnamos con unas gotas de aceite, tapamos con un paño y dejamos reposar, en un lugar abrigado, alrededor de una hora.
Pasado este tiempo, sacamos la masa, la presionamos un poco y dividimos en cuatro porciones. Damos forma de bola, aplastamos con el rodillo dando forma redonda y un grosor de entre 0’5 y 1 centímetro. Las ponemos sobre la placa de hornear enharinada y dejamos reposar unos 20-30 minutos.
Ponemos el horno a precalentar: yo lo puse a tope, a los 250º que da mi horno y, cuando las iba a meter, bajé a 220º. El secreto para que se hinchen las pitas es que el horno esté muy, muy caliente.
Tendréis que controlar el tiempo y la cocción. Están preparadas tras unos 6-8 minutos de horneado… Han de quedar blanquitas, si las doráis mucho, se romperán al abrirlas. Por eso, tenéis que controlarlas, quedan blancas pero con zonas algo doradas.
Para conservarlos blandos se apilan unos sobre otros en caliente y se cubren con un paño, o plástico.

Para servir el souvkavi, lo podéis hacer como pinchos, dentro del pan de pita… tal cual o con salsas. Yo hice una salsa con el marinado de la carne, que estaba riquísima. Simplemente, poniéndo el marinado en una sartén al fuego y dejando que hierva un minutillo para que reduzca. Lo de las salsas, ya va a gustos. Mis hijos le pusieron salsa de tomate casera y se la comieron tan a gusto…

¡Buen provecho!

14 de junio de 2012

Gazpacho Express


Hola, de nuevo.
   Ya veis que ando un poco perdida y, al menos, hasta que pase junio va a seguir así. Todos tenemos que priorizar y, ahora mismo, mis prioridades andan por otros derroteros y mis energías las voy dosificando a medida que las voy necesitando.
   No quiero (ni necesito) estresarme más y prefiero tomarme las cosas con algo de calma porque si no mis nervios se disparan y además de sufrirme los que tengo más cerca, no consigo nada productivo.
   Así que, conforme vaya teniendo huequitos, os iré acercando unas recetas fresquitas que es lo que apetece con estos días de tanto calor.
   En casa nos encanta el gazpacho. En esta época de calores lo consumimos por litros. Lo hago suave por los niños, no les gusta que "pique".
   Una alternativa de tomar gazpacho es comprarlo ya envasado, hay algunos que están muy buenos. Pero, nada como el casero. Ya sé que es un trabajazo escaldar y pelar tomates, así que, el gazpacho que os traigo hoy lo he llamado express por que realmente es así, en 5 minutos está listo.

Ingredientes:

  • 500 gramos de tomate triturado de lata
  • 1 pepino
  • 1 ajo pequeño
  • media cebolla pequeña
  • 1 pimiento rojo pequeño, o la mitad de uno más grande
  • sal
  • vinagre de manzana (por ser más suave)
  • aceite de oliva
  • 1 vaso de agua (a poder ser, fría)
  • una chispa de comino molido (opcional)
   El truco, como habréis intuído, es el tomate natural de bote. Está claro que no es lo mismo que con tomates "de verdad", pero tampoco es el preparado y os aseguro que queda un gazpacho estupendo.
   Mezclamos el tomate, el pepino, el ajo, la cebolla y el pimiento y con la minipimer los trituramos bien, hasta que no se aprecien trocitos. Añadimos la sal y el vinagre (al gusto de cada uno). Con el agua y el aceite yo voy haciendo comprobaciones, los voy añadiendo hasta conseguir la textura que quiero. Podemos añadir un poco de comino molido, yo suelo hacerlo siempre.

   Nosotros no colamos este gazpacho, si lo hemos triturado bien, no hace falta. Pero eso, como todo, va a gustos. A éste tampoco le suelo poner pan pero, si queréis, podéis hacerlo.
   En la variedad está el gusto y lo mejor y más bueno es lo que está al gusto de cada uno.

También puedes ver...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...