29 de marzo de 2013

Pan de Molino

   Voy a tomarme unos días de descanso, de desconexión. Estaré por aquí, aunque sin dejarme ver mucho... necesito un poco de relax físico y psicológico, a ver si renuevo fuerzas :)
   Espero que todos paséis estos días de Semana Santa de la mejor forma posible.
   En cuanto a las recetas típicas de estos días, os podéis atrever con algo salado como el Potaje de Rellenos o con algo dulce, como unas tradicionales Torrijas, o éstas otras Torrijas de Naranja (Sin Lactosa); también podéis probar con una Coca de Pasas y Nueces o unas Monas de Pascua... en cualquier caso, espero que disfrutéis al máximo.


   Como os he dejado estas opciones pascueras, voy a traer hoy un pan de ésos que te dejan los ojos en blanco... otro de los maravillosos panes del libro de Dan Lepard, "Hecho a Mano". Si os gusta lo de hacer pan y aún no tenéis este libro, no lo dudéis y regalároslo porque os encantará.
   El de hoy, es el Pan de Molino. Un pan semi integral y delicioso, hecho con masa madre blanca (en este enlace, Ibán Yarza, lo explica maravillosamente). Que requiere bastante tiempo? Sí, pero vale la pena y, si en estos días tenéis tiempo para hacerlo con tranquilidad, totalmente recomendable. En la receta original, también incorpora 1 y 1/2 cucharaditas de cereales malteados, que yo no le he puesto. Con su receta han de salir dos panes, yo hice la mitad de las cantidades, para un pan.

Ingredientes:

  • 250 g de masa madre blanca
  • 300 g de harina blanca
  • 275-280 ml de agua tibia
  • 150 g de harina integral de trigo
  • 500 g de harina de centeno (la mía, también integral)
  • 1 cc colmada de sal 
        ( g: gramos; ml: mililitros; cc: cucharadita de café)

Elaboración:
   1.-Mezclamos en un cuenco grande ma masa madre con el agua y le añadimos las harinas y la sal, amasando hasta conseguir una masa homogenia, pero que queda pegajosa. Reposamos la masa 10 minutos.
   2.-Aceitamos la superficie en la que vamos a amasar y vamos doblando la masa, dándole la vuelta para ir trabajando toda la masa. Hacemos una bola que cubrimos y volvemos a dejar descansar otros 10 minutos. Mientras, lavamos el cuenco, lo secamos y lo untamos de aceite.
   3.-Volvemos a amasar levemente la masa, doblándola sobre sí misma unas cuántas veces (menos de un minuto), y la dejamos reposar dentro del cuenco,ahora 30 minutos.
   4.-De nuevo, hacemos el breve amasado y dejamos reposar tapada y dentro del cuenco, otra hora.
   5.-Enharinamos la superficie de amasar, volcamos la masa y la amasamos unos 10-15 segundos. Formamos una bola y dejamos reposar en la misma mesa, unos minutos.
   6.-Enharinamos un trapo de cocina (de algodón, nada de rizo) y lo colocamos sobre una de las bandejas de horno. 
   7.-Ponemos la bola de masa sobre la superficie de trabajo, la parte lisa de la bola en contacto con la superficie, la "parte fea" nos quedará hacia arriba. Presionamos la bola un poco para formar una especie de torta gruesa y procedemos a hacer los pliegues como se ve en la foto que sigue:

   8.-Una vez hemos hechos los pliegues, rodamos la pieza un poco para alisarla y damos un poco de forma a las puntas. Colocamos nuestro futuro pan sobre el paño que teníamos enharinado con la parte de la junta hacia arriba. Yo lo he puesto sobre un cestillo con paño que tengo para estas cosas. Cubrimos el pan con otro paño y dejamos levar hasta que casi doble su volumen. Un poco más o un poco menos, tampoco tiene demasiada importancia... Esto tardará entre 4 y 5 horas, dependiendo de la temperatura de vuestra cocina.
   9.-Cuando veáis que ya casi está, ponéis el horno en marcha: 220º. 
   10.-Espolvoreamos la superficie donde vaya a ir el pan (bandeja de horno, piedra de hornear...) con semolina o harina, volcamos en ella nuestro "casi pan" y le hacemos un par de cortes en diagonal. Con un spray, lo rociamos con agua y horneamos unos 50 minutos, dependiendo de nuestro horno. 
   11.-Cuando esté horneado, lo sacamos y lo dejamos enfriar sobre una rejilla. 

   Mientras escribo esta entrada, estoy horneando un pan de centeno, al que se me ha olvidado hacer los cortes y... ha reventado por abajo! Si es que no se puede "estar en el plato y en las tajás". Pero os aseguro que, aunque feo, ese pan caerá entero.
   ¡Espero que os guste!
Nos vemos en unos días...


7 comentarios :

  1. Desde luego que no hay nada equiparable a un pan casero... y la cantidad de variedades que se pueden ir probando, esta será la siguiente que haga!
    Ana de JUEGO DE SABORES



    ResponderEliminar
  2. Disfruta de estos días y descansa. Aquí estaremos cuando regreses.

    Ese pan feo reventado por abajo jaja tienes razón!. No se puede estar en todo. Seguro que está igual de rico que uno bonito.

    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Ay, la masa madre, mi asignatura pendiente!!!! Tengo que atreverme, porque viendo la pinta de este pan, creo que merece la pena.
    Un besote

    ResponderEliminar
  4. Ummm, que pan más rico has hecho, se me van los ojos!! Mi masa madre la tengo abandonadita, a ver si retomo las labores panarras!!
    Me encantan esas rebanadas!!
    Besotess

    ResponderEliminar
  5. que buena pinta....tengo que probarlo .

    ResponderEliminar
  6. Hola!! Me encanta todo lo que haces, tiene muy buena pinta!!

    Te invito a que pases por mi blog www.amimanerablog.com y participes en el Club Bakery que acabo de arrancar!! Un encuentro mensual para compartir nuestras recetas de repostería!
    (para participar no es obligatorio hacerlo todos los meses, pero si puedes mejor que mejor).

    Un beso
    Patricia

    ResponderEliminar
  7. Excelente pan, además con esa cantidad de centeno, uhmmmm.
    Un beso!

    ResponderEliminar

Nos gusta que alegréis nuestras entradas con vuestros comentarios, aquí lo podéis hacer.
Muchas gracias por pasar por esta cocina.

(No participo en cadenas de premios, básicamente, por falta de tiempo. Si pensaste para ello en este rincón, te doy las gracias de igual modo)

También puedes ver...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...