30 de septiembre de 2014

Miguelitos #sinlactosa para Manu

     Venga, venga, venga... que estoy que me salgo esta semana!!! No me lo creo ni yo.
     Pero, ésta, era una ocasión que no podía dejar pasar! Aunque fuera (como ha sido) a ultimísima hora. Y es que a este cumplebloguero, le tengo mucho cariño. Cuando puedo, participo en alguno de sus concursos. Seguirle por las redes, es un quedarte sin aliento... se mueve más que una anguila. Y, si por algo es conocido, es por una gran y perenne sonrisa. Sí, estoy hablando de Manu Catman, el que nunca para.


     Después de darme una vuelta por el blog a ver qué receta elegía, me entró un hambreeeee. Que si dulce, que si salado... que ésta sí, ésta no, ésta me gusta me la como yo (uy, qué tontorrona estoy hoy!)

     Total que, como ya sabéis que tengo debilidad por las recetas tradicionales y, a ser posible, poco complicadas, me decidí por estos Miguelitos de la Roda con Crema de Café
     Son fáciles, los podéis hacer con o #sinlactosa y están muy, muy buenos... peligro!
     He modificado un poquito las cantidades para hacer la crema de café -porque no quería hacer mucha y que me sobrara... y me la tuviera que comer a cucharadas- y queda deliciosa.

     Voy allá...
Ingredientes:

  1. Una lámina de hojaldre (ya os he dicho que tengo debilidad por la de Lidl)
  2. Crema de Café:
  • 300 ml de leche #sinlactosa
  • 50 g de azúcar
  • 20 g de maicena
  • 2 huevos batidos
  • 1 cp colmada de café soluble descafeinado
     - Azúcar glass para espolvorear sobre los Miguelitos

Elaboración:
     Cortamos la placa de hojaldre en cuadraditos con un cuchillo. Horneamos a unos 200º-210º, hasta que se doren. Dejamos enfriar sobre una rejilla.
     Separamos un par de dedos de leche en un vaso. El resto de la leche, la ponemos en un cazo junto con el azúcar, a calentar a fuego medio, hasta que hierva.
     Mientras, ponemos la maicena en la leche que hemos separado y removemos hasta que se haya diluido bien en la leche.
     Batimos los huevos y los añadimos a la mezcla de la leche con maicena. Igualmente, le incorporamos el café soluble.
     Cuando rompa a hervir la leche del cazo, vertemos la mezcla de leche, huevos, maicena y café, hasta que empiece a espesar. Removemos constantemente con unas varillas, para evitar que se hagan grumos. Dejamos enfriar.
     Con un cuchillo, y mucho cuidado para no romperlos, abrimos por la mitad los cuadraditos de hojaldre. Rellenamos con la crema y espolvoreamos por encima con azúcar glass.

     ¡Felicidades Manu Catman!

Pan Deli Neoyorkino

     Nunca he estado en Nueva York... ni en muchos otros sitios. Me gusta viajar, pero las circunstancias son las que cada uno tiene en cada momento. Como me decía mi compañera Elvira: "ya serán grandes tus hijos y podrás hacer muchos viajes" y yo añado: si tengo el dinero para eso, llegado el momento, claro.
     El caso es que me gustan (o eso creo yo) algunas cosas de NY. Pero no creo que hiciera un viaje de tantas horas (me tendrían que inyectar algo como a M.A. del "Equipo A") para ir allí, cuando hay un montón de destinos más cercanos y a los que tengo unas ganas enormes de ir.

     Así que, ya sabéis, si queréis patrocinar mis futuras aventuras viajeras, yo abro un fondo para ello enseguida y os doy el número de cuenta :D

     Todo esto ¿a qué viene?, os preguntaréis... primero, porque escribo esta entrada con mucho cansancio y sueño y, cuando esto pasa, divago un poco. Segundo, y más importante, porque este mes la propuesta de las chicas de Bake The World es el Pan Deli Neoyorkino. Y este mes me estoy saliendo con los retos, que lo sepáis.

     En New York "es tradición que la colonia judía dé a luz un pan de centeno blanco, compacto, con la miga prieta pero tierna, cierto tono ácido y el flagrante aroma de las semillas de alcaravea"
     ¿Os he dicho que me gusta un montón el aroma de estas semillas? Sobre todo en los panes... es espectacular!
     Para mi receta me he basado en la de Smitten Kitchen (pinchando en el enlace, podéis acceder a la receta original).

     Este pan va a necesitar que hagamos una esponja o fermento previo, una mezcla de harinas y semillas aparte y, más tarde, lo juntaremos todo para obtener una delicia para el paladar.

Ingredientes:
Esponja:
  • 117 g de harina panadera
  • 95 g de harina de centeno
  • 2 g de levadura seca de panadero
  • 18-20 g de azúcar
  • 5 g de malta enzimática (se puede sustituir por 10 g de miel o 6-7 g de azúcar)
  • 355 g de agua a temperatura ambiente 
  • 15 g más de agua, que tuve que añadir por la absorción de mis harinas.    
     Mezclamos los ingredientes (a mano o en la batidora) en un cuenco bien grande (en él deberá descansar y levar nuestra masa). Cuando los ingredientes estén bien mezclados, lo reservamos. Nos quedará una esponja bastante líquida.
Mezcla de Harinas:
  • 350 gramos de harina panadera
  • 2 g de levadura seca de panadero
  • Una cs o unos 14-15 g de semillas de alcaravea
  • 10-11 g de sal marina fina
     En otro cuenco, mezclamos los ingredientes y removemos bien.
     Echamos esta mezcla sobre la esponja, sin remover. Quedará tapada por las harinas. Tapamos el cuenco con film y dejamos descansar entre 1 y 4 horas (según receta original).
     Como me puse muy tarde a hacer la masa y no me podía esperar, la dejé en la nevera hasta el día siguiente, estuvo como unas 10 horas en la nevera. Por la mañana, la esponja había atravesado la gruesa capa de harinas en muchas zonas y burbujeaba sobre ella.
     Añadimos el aceite al conjunto de la masa y ponemos el gancho de amasar en nuestra amasadora (no me encontraba con fuerzas para hacerlo a mano) y, a velocidad baja, amasamos un minuto. Subimos a velocidad media y dejamos que trabaje unos 10 minutos. 
     Al final del amasado, nos quedará una masa suave y elástica. Aquí es dónde tenemos que ver si añadimos algo de agua o de harina, dependiendo de la textura de la masa. Yo tuve que añadir 15 g de agua extra.
También necesitaremos:
  • Una cs de aceite de oliva virgen extra
  • Un poco de maizena para espolvorear la superficie de amasado 

    Aceitamos un cuenco bien grande, yo utilizo un contenedor de plástico con tapa, de Ikea. Ponemos nuestra masa en este cuenco y la aceitamos un poco por encima, hasta que doble su volumen. Esto nos llevará 1 hora y media o 2.
    Pasado este tiempo, espolvoreamos con maizena la superficie donde vayamos a amasar. Volteamos ahí nuestra masa y la trabajamos un poco. Presionamos con delicadeza para desgasarla. Luego,le hacemos unos dobleces y acabamos haciendo una bola con la masa. La dejamos  que vuelva a doblar su volumen, tapada con el cuenco del revés, sobre ella. Esto nos llevará entre 1 hora y 1'30 h.
     Repetimos este último desgasado y amasado y dejamos descansar la masa, igualmente tapada, alrededor de 45 minutos más.
     Nuevamente, repetimos el desgasado y amasado. Hacemos una bola con la masa y la dejamos sobre un papel de hornear, espolvoreado con maizena. Aceitamos por encima un poco la masa. Cubrimos con nuestro cuenco grande o con film plástico y dejamos que doble volumen, alrededor de 1h-1'30h.
     Mientras leva la masa, encendemos el horno para que esté bien caliente para hornear. Lo puse a calentar a 240º-250º. La bandeja del horno la tendremos dentro para que esté muy, muy caliente.
     Hacemos unos cortes sobre el pan. Mi pan reventó un poco en la parte de arriba y sólo abrí un poco más el corte.
     Rociamos de agua, con un spray, nuestro pan y lo llevamos al horno. Horneamos a esa temperatura unos 15 minutos.
     Bajamos la temperatura a 200º-210º y horneamos entre 30 y 40 minutos, dependiendo de nuestro horno.

     Cuando está bien dorado nuestro pan, lo sacamos del horno y dejamos que se enfríe completamente sobre una rejilla.
     Nos vemos en el próximo reto Bake The World.
¡Espero que os guste!

29 de septiembre de 2014

Crema de Limón en Tartaletas de Merengue para Tía Alia

     Si es que siempre voy con el tiempo pegado al culo... perdonádme, pero es la verdad. Siempre apurando al máximo. Aunque este fin de mes lo estoy teniendo movidito, en lo personal y en lo blogueril... todos los retos vienen a final de mes!

     Hace muchos meses que no llego a participar en el Reto de Tía Alia y me apetecía mucho poder hacerlo.
     Además, la receta dulce es una deliciosa crema de limón y nos gustan mucho los postres y dulces con cítricos. Este mes, la anfitriona del Recetario Viajero de Tía Alia es Paula de Con las Zarpas en la Masa. La receta salada queda en pendientes.

     Poner la crema en las tartaletas de merengue era porque hace tiempo que quería probar a hacerlas. Mi idea era rellenarlas con Lemon Curd pero, al ver la propuesta de este mes, decidí hacerlo así. Lo bueno de estas tartaletas es que es una forma económica de comer tartaletas dulces sin gluten.
     Además, para hacer esta receta #sinlactosa sólo tendremos que utilizar leche #sinlactosa para elaborar la crema de limón.

Para la crema:
     Como no tenía limones de los que me pudiera fiar para rallar la piel, he utilizado polvo de limón, que lo hago igual que el de naranja. He mezclado el zumo de una lima junto al de dos limones. Para batir las yemas he puesto 100 gramos de azúcar. Y, para el almíbar de lima-limón, 75 ml de zumo, 25 ml de agua y otros 75 g de azúcar, al fuego hasta que espese.
Para las tartaletas:

  • 4 claras de huevo
  • 5 cs de azúcar
  • una pizca de sal
  • unas gotas de zumo de limón

     Ponemos el zumo de limón y la sal a las claras y batimos hasta que estén bien montadas, un merengue duro. 
     Metemos el merengue en la manga con una boquilla de estrella y hacemos una base redonda. En el exterior de la tartaleta hacemos una segunda vuelta de merengue.
     Horneamos las tartaletas. Las he tenido casi dos horas a 90º-100º, porque tienen que quedar bien secas para aguantar la crema.

     En casa, ha triunfado tanto la crema de limón de Tía Alia como la combinación con las tartaletas. No será la última vez que haga ni la una ni las otras.
¡Espero que os guste!
     

28 de septiembre de 2014

Mermelada de Pimientos, Mi Primer Asaltablogs

     La temporada pasada de "El Asaltablogs" me quedé con las ganas de participar, nunca llegaba a tiempo para darme de alta...

     Me presento en sociedad como Mai La Roja, asaltadora oficial en la nueva temporada de el #asaltablogs :-)
     Este mes, para el estreno, había que asaltar a Churretes de Cocholate. Un blog de lo más dulce con la chocolatosa Raquel al frente. La elección de mi receta iba a ser difícil... ¡tanto bueno entre lo que escoger! Total, que me puse a bucear entre tanta maravilla... recetas de siempre (tengo alguna apuntada en pendientes), recetas innovadoras, dulces, muy dulces, algo de salado... ¿cuál de estos tesoros iba a preparar para mis grumetes?.

19 de septiembre de 2014

Ensalada a la Alemana

       Bueno, pues sí. A ver si tengo un poco de formalidad y consigo traer alguna cosita todas las semanas.

   Agotaíta me tienen por casa. Esto de comenzar septiembre con la vuelta al trabajo y la vuelta al cole es agotador (además de dejar temblando la cuenta corriente). Vuelta a la rutína... eso implica, a tus siete horas de trabajo, extraescolares, entrenamientos, partidos... y con doblete. A mí, que el fútbol ni fu ni fa, y se me ha llenado la casa de pelotas :D Aunque ya tendría que estar acostumbrada, mis hijos parece que nacieron con un balón en los pies, de lo que les gusta, no porque sean unos cracks.

También puedes ver...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...