22 de diciembre de 2014

Pescadilla Rellena al Horno

     Si estáis buscando una receta fácil de pescado, sin mucho trabajo y que también coman los niños (al menos, los míos lo hacen), ésta os gustará.

     En esta ocasión la he hecho con una pescadilla grande, puesto que no quería que los platos fueran abundantes y tampoco quería que me sobrara. La podemos hacer con pescadilla o con merluza. Para bajar el coste, no es necesario que usemos una merluza del pincho, podemos comprar merluza congelada, pero de calidad. Yo siempre digo que prefiero un buen congelado a un mal fresco.
     La pescadilla o merluza, si es fresca, os la puede desespinar el pescadero. Si es congelada, habrá que esperar a que se descongele para poder desespinarla.
     La tortilla del relleno puede ser de lo que queráis. Queda muy bien con las gambas, pero nuestra preferida es la de cebolla.
     La mayonesa la podéis sustituir por all i oli. Estos cambios, a gustos...

Ingredientes:

  • Una pescadilla grande/merluza sin espina central
  • 3 huevos
  • Una cebolla mediana/grande o gambas peladas
  • Mahonesa o ajoaceite
  • Sal 
  • Pimienta (opcional)
  • Aceite de Oliva Virgen Extra

Preparación:
     La pescadilla la ponemos sobre la bandeja de horno, con un pequeño chorrito de aceite para que no se nos pegue. La dejamos abierta como un libro, salpimentamos y esperamos para rellenarla.
     Ponemos el horno a 200º-210º y dejamos que se vaya calentando para cuando pongamos la pescadilla.
     Pelamos la cebolla, la troceamos fina y la ponemos en una sartén con el fondo cubierto de aceite de oliva. Ponemos sal a nuestro gusto y pochamos hasta que quede transparente la cebolla.
     Retiramos del fuego y reservamos. Escurrimos la cebolla, dejando el aceite sobrante en la sartén.
     Batimos los huevos y les ponemos la cebolla pochada. 
     Ponemos de nuevo la sartén al fuego y esperamos a que esté caliente. Vertemos la mezcla de huevos y cebolla pochada. Hacemos con ello una tortilla de cebolla. Dejamos que se dore y apartamos. Troceamos la tortilla e iremos rellenando la pescadilla.

     Cerramos la pescadilla sobre la tortilla. Llevamos al horno y esperamos hasta ver que la carne de la pescadilla empieza a estar algo blanca, por el hecho de la cocción. Sacamos del horno y cubrimos por encima de mayonesa o all i oli. Llevamos de nuevo al horno y terminamos de hornear. La pescadilla debe quedar hecha y la mayonesa dorada.
¡Espero que os guste!

7 de diciembre de 2014

Yemas de Canónigo

     

     Que me gustan las recetas tradicionales, es cosa sabida. Que las Navidades no me gustan, también. Me gusta estar unos días de vacaciones, ver la ilusión en la cara de mis hijos, preparar platos que no suelo hacer en el resto del año, hacer dulces, hacer más dulces... Es una de esas pocas épocas en las que no te sientes demasiado culpable por el hecho de comerlos.
     Tengo un libro, desde hace bastantes años, que suelo en Navidad, sobre todo. Es el libro de Repostería Monacal (de las Hermanas Clarisas), que compramos en un convento. Trae dulces asequibles, dulces con kilos de azúcar... algunos los he adaptado, porque tampoco me gustan los dulces excesivos.
     La receta de hoy, es perfecta tal y como está... con todo su azúcar. Y la proporción de azúcar por yema (si consigues comerte sólo una, tampoco es tan exagerada). Además, éste es un dulce sin glúten y sin lactosa.
     Yo he dividido la receta por cuatro... menos mal! Sí, porque, de haber hecho la receta completa, me hubiera puesto tibia de yemas... y, en mi caso, eso no está bien. De las cantidades que pongo en la receta, me han salido 7 yemas pequeñas (serían 6 más generosas). Así que, dependiendo de las cantidades que queráis obtener, podéis multiplicar las cantidades para obtener más yemas.

Ingredientes:

  • 4 yemas de huevo
  • 25 g de agua
  • 50 gramos de azúcar
  • Azúcar glace para decorar
Elaboración:
     Mezclamos el agua con el azúcar y lo ponemos en un cazo al fuego. Dejamos hervir hasta que consigamos un almíbar al punto de bola, que quede denso. 

     En otro cazo, vamos a poner las yemas y, cuando tengamos el almíbar en el punto deseado, lo apartamos del fuego y lo vertemos sobre las yemas, removiendo bien.
     Ponemos la mezcla de yemas y almíbar al fuego, removiendo sin parar, hasta que compacte la masa. Para mí el punto está cuando empieza a separarse de las paredes del cazo. En este punto, retiramos del fuego y vertemos la mezcla sobre el mármol de la encimera, o sobre la mesa u otra superficie que usemos, para que enfríe la mezcla. Vamos estirando y encogiendo la masa hasta que enfríe, con una espátula o una cuchara de madera.

     Cuando la pasta de yema esté suficientemente fría, hacemos bolitas con las manos y las rebozamos en azúcar glace. Según receta, se puede espolvorear también con azúcar blanquilla, yo no lo hice y me encantó así el resultado.
¡Espero que os guste!

30 de noviembre de 2014

Mejillones a la Mostaza

     Buenoooo, aquí llego con un nuevo Asaltablogs. Esta vez, con gran maestría, Mai La Roja se ha adentrado hasta la misma cocina de Raksha Rebuscando en la Despensa. He entrado, he robado y he salido sigilosamente... nadie se ha dado cuenta.
     De estos asaltos siempre sacas tu receta y alguna que otra que se queda en pendientes... hay un bizcocho de zanahoria que tengo que hacer a no mucho tardar!

     Me decidí por esta receta por su sencillez y por su toque diferente. Solos, tal cual, están buenos. Pero, acompañando un poco de arroz basmati, están deliciosos. Os recomiendo probarlo.
     Yo los he hecho un poco fuertes de sabor, quizá. La próxima vez, pondré menos semillas de mostaza.

Ingredientes:

  • Una cebolla pequeña
  • Un kg de mejillones, hechos al vapor poco tiempo, lo justo para que se abran. Separamos los mejillones de las conchas y los reservamos.
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal, pimienta, semillas de mostaza negra o amarilla, semillas de kalonji (opcional)
  • Una cucharada de postre de mostaza a la antigua
  • Medio vasito de vino blanco
Preparación:
     En una sartén, ponemos un buen chorro de aceite de oliva y sofreímos la cebolla, previamente picada fina, hasta que esté transparente, sin llegar a dorar.
     Salpimentamos y añadimos la mostaza y el resto de semillas. Agregamos el vino blanco.
     Dejamos que hierva hasta que evapore un poco el vino y reduzca la cantidad de líquido un poco.
     Incorporamos los mejillones a la salsa con cebolla y dejamos que cueza todo junto unos minutos (3-4 serán suficientes), para que los mejillones tomen el sabor de la salsa. 

     Dejamos que repose todo junto un rato, mientras se enfría un poco.
     Como os he comentado, acompañados de un poco de arroz, están riquísimos.
     ...Hasta el próximo asalto...
¡Espero que os guste!

   

15 de noviembre de 2014

Bundt Cake de Calabaza y Mermelada de Naranja

     El día 15 de noviembre es el National Bundt Cake. Y, aunque no soy muy de celebrar estas cosas, este año me he decidido y he hecho una receta de este pastel y me voy a unir a las chicas de I Love Bundt Cakes para el evento.
     

     El bundt es una clase de dulce de ésos que suelo hacer muy, pero que muy de cuando en cuando... por qué? Fácil... está riquísimo. Todos los que he probado, me han encantado. Además, sin lactosa

     Y éste, de calabaza (aquí, más recetas de calabaza), mermelada de naranja dulce (con su trocitos de piel) y el toque de las cinco especias chinas, es espectacular. De hecho, me llevé más de la mitad del bundt al trabajo para que mis compañeras/os lo probaran y para evitar comérnoslo enterito en casa. Queda algo denso, muy jugoso y se distinguen perfectamente todos los sabores. Una deliciosa tentación!

3 de noviembre de 2014

Pan Pide con Calabacín y Cebolla

     Ay, qué triste... tener las fotos, tener el texto y no haber tenido tiempo para juntarlos y publicar esta entrada cuando tocaba. Pero, nos gustó tanto que no podía dejar de publicarla. Aquí os la dejo...
     Para este mes, desde Bake The World nos proponen que probemos el Pan Pide. Es una especialidad de Turquía, conocido popularmente como la "pizza turca". Este pan plano, a diferencia de otros, sí contiene levadura.

     Como yo no soy muy carnívora, preparé 3 con pollo y cebolla, con un toque de mostaza para mis comensales favoritos y 1 de calabacín y cebolla para mí... nos han gustado las dos versiones. De hecho, les he prometido hacer de nuevo, con relleno estilo pizza barbacoa. Claro, se les ha hecho la boca agua.

También puedes ver...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...