23 de enero de 2014

Bollitos más que tiernos, sin leche ni mantequilla... con o sin huevo

¡Qué ganas tenía de publicar esta entrada!
   Ha quedado un poco larga, pero quería explicarlos bien. La "sustancia" de la receta está a partir de los Ingredientes, por si no os interesa leer lo que precede.
  Esta receta la conseguí haciendo inventos y pruebas. Algunas Muchas veces, salen mal y otras, como en esta ocasión, salen bien. Los he probado y reprobado... De hecho, estos son los bollos que suelo hacer, en algún hueco durante el fin de semana, para los almuerzos de mi peque, y ella está encantada.

   Son sin leche ni mantequilla -aptos para intolerantes a la lactosa- y también tenemos la versión sin huevo, para los alérgicos a él. En las fotos, veréis que la miga cambia pero,
igualmente, son deliciosos. Mi hermana dice que le recuerdan un poco (los "sin huevo") al sabor del roscón. Así que, supongo que, poniéndole unas gotas de agua de azahar, se podría hacer un roscón bastante "potable" en versión sin huevo (yo por dar ideas, eh?).

   Congelan de maravilla y vienen a salir entre 6 y 8 bollitos, dependiendo de lo grandes que los hagáis, claro.
Podemos rellenarlos de chocolate cuando estamos formando el bollo. Yo pongo gotas de chocolate o a trozos pequeños y quedan fenomenal. Aunque podemos rellenarlos de cualquier otra cosa que os apetezca.
   Los he hecho un montón de veces a mano (es una masa bastante manejable) y ahora, por comodidad y tiempo -y porque tengo que amortizar lo que vale-, los preparo en la Kitchen Aid.
  El principal secreto para que queden tan suaves es preparar un tang zhong, una especie de papilla ligera de agua y harina, que dejamos templar antes de utilizarla. Es muy, muy fácil, ya veréis...

Ingredientes:
  • 330 g de harina de todo uso
  • 80 g de agua 
  • Tang Zhong: 20 g de harina y 100 g de agua
  • 1 huevo mediano/grande o 1 cs de semillas de lino con 3 cs de agua*
  • 30  g de aceite de oliva (o el de vuestra preferencia)
  • 10 g de sirope de ágave o una miel suave
  • 8-10 g de levadura fresca (cuanta menos levadura pongáis, el tiempo de reposo será más largo)
  • Una pizca de sal, unos 2 g
Preparación:
   Preparamos el tang zhong: ponemos en un cazo los 100 g de agua con los 20 g de harina, llevamos a fuego medio/bajo y removemos con un batidor de mano (o un tenedor), hasta que espese y no queden grumos. Serán unos minutos y, más o menos, debe quedar la consistencia de unas natillas. Apartamos y dejamos enfriar un poco.
  Mientras, mezclamos en otro cuenco el resto de ingredientes.
   Cuando el tang zhong haya enfriado, lo agregamos a la mezcla del cuenco y amasamos hasta que se hayan integrado perfectamente todos los ingredientes.
Tapamos el cuenco con un plástico y, encima de éste, ponemos un trapo. Dejamos reposar hasta que casi haya doblado su volumen. En honor a la verdad, no controlo mucho estos tiempos... lo he tenido desde 45 minutos hasta una 1 hora y cuarto, dependiendo de las cosas que tuviera por hacer. Soy un poco caótica para este tipo de cosas.
   Volcamos esta masa sobre la mesa un poco enharinada, no mucha harina, lo imprescindible para que no se pegue la masa a la superficie. 
   Desgasamos, presionando un poco sobre la masa, hasta dejarla como si fuera una torta, de un dedo de grosor.
   Partimos la masa en tantos trozos como bollitos queramos hacer. Formamos una bola con cada porción de masa y vamos dejando descansar sobre la mesa, mientras terminamos de hacer todas las bolas. Yo las pongo en orden y, en cuanto he terminado de hacer la última bola, paso a hacer con la primera, el primer bollito.
   Os dejo unas fotos de cómo hago los bollos. Es importante que la "junta" quede bien cerrada, bien sellada, para que luego no se nos abran al hornearlos.
  Disponemos los bollos en la bandeja de horno, con papel de hornear, y dejamos reposar otros 30-45 minutos. Nada más ponerlos en la bandeja, los aplasto levemente con la palma de la mano.
   Antes de que estén a punto para hornear, unos 10 minutos antes (al menos), precalentamos el horno a 170º-190º. El termostato de mi horno pasa de 170 a 190, así que, para calcular 180º lo tengo que hacer a ojo. Pero, vamos, alrededor de 180º.
 Cuando vemos que han aumentado volumen suficientemente, los volvemos a presionar un poco con la mano y los "pintamos" con leche, o leche de avena/soja, o un poco de agua, o huevo batido... opciones varias.
   Horneamos a 180º entre 15 y 20 minutos, calor arriba y abajo... ya sabéis que este punto lo tendréis que controlar vosotros, el punto de horno. Incluso en el mío, en el que siempre uso, unas veces son 15, otras 17 minutos...

    *Para la versión sin huevo, sustituimos éste por una cucharada sopera de semillas de lino, mejor triturarlas un poco, con tres cucharadas de agua. Dejamos en remojo un par de horas. Separamos el agua de las semillas, colándola o quitando las semillas con una cuchara. Ese agua que vamos a utilizar, se habrá espesado, quedando parecida a la clara de huevo y es la que lo va a sustituir. Igualmente, podéis añadir las semillas a la mezcla y aprovechar sus beneficios. Yo no lo hago porque en casa no les gustan. Si no podéis/queréis triturar las semillas, dejadlas en remojo una o dos horas más.
   De verdad, espero que estos bollitos os gusten tanto como nos gustan a nosotros. Es una sana y rica opción para los almuerzos o meriendas de los pequeños. Gracias a ellos, mi niña se como los minibocatas que le preparamos, porque no es una glotona, que digamos.

¡Espero que os guste!
     

21 comentarios :

  1. Me llevo la receta, espectacular! sin leche ni mantequilla es estupendo para mi y mi familia claro! no tengo nada contra los lacteos pero si no los lleva mejor, y el resultado me ha encantado.
    Un besito guapa

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Caty. Sí, el tema de las intolerancias es un rollo. Además, buscaba algo más ligero que un típico panecillo con margarina, grasas y azúcares refinados. Por eso, tampoco llevan azúcar. He ido adaptando ingredientes y cantidades hasta conseguir esa textura que me encanta. Muchas gracias por pasarte, guapa
    Un besazo

    ResponderEliminar
  3. Una receta espectacular. La probaré, muchas gracias, me la guardo con mucho mimo. Bicos.

    ResponderEliminar
  4. Me encanta la receta, he de hacerla sin falta!
    Mil gracias, Maite, qué pinta los bollos, para lamer la pantalla, uffff =D

    ResponderEliminar
  5. Unos panecillos ideales!!! Me han encantado!!!

    Un besito,
    Sandra von Cake

    ResponderEliminar
  6. Interesante! Sin mantequilla ni huevos!
    La leche me da lo mismo, pero añadir grasa a la bollería no me gusta... muy ricos!

    ResponderEliminar
  7. Me guardo la receta, me encanta!

    Un saludo,
    cocinaconann.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
  8. Tus recetas me hacen poder variar la limitada alimentación de Carles.
    Maite una vez más mil gracias. Están de rechupete y SIN HUEVO NI LECHE.
    ERES UNA JOYA.

    ResponderEliminar
  9. Tus recetas me hacen poder variar la limitada alimentación de Carles.
    Maite una vez más mil gracias. Están de rechupete y SIN HUEVO NI LECHE.
    ERES UNA JOYA.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si te lo creerás, Esther, pero él es una de las personas en las que pensé cuando los hacía y repetía para llegar a este resultado. Mi niña, por ahora, no tiene problema con los lácteos, aunque yo prefiera que coma sano y sin abusar de grasas y lácteos. Hacer unos bollitos tiernos que no lleven leche ni mantequilla, me pareció una gran idea para los pequeños con intolerancias o alergias.
      Eres un sol, Esther
      Besotes

      Eliminar
  10. Que bollitos más buenos! bueno nos vemos en el encuentro Gastro-Blogger no?? Un beso!

    ResponderEliminar
  11. pues parecen bastante fáciles....me lo apunto.

    ResponderEliminar
  12. Yo tampoco uso la mantequilla en el pan. A veces, la sustituyo por aceite. El Tang Zhong ya lo utilicé en unos bollos japoneses y sin azúcar. No quedaron mal. Me los llevo porque veo que están de lo más experimentados y la pinta es genial. bs

    ResponderEliminar
  13. Se ven de maravilla... tengo que hacerlos!!!

    ResponderEliminar
  14. YA COMENTÉ PERO POR LAS DUDAS LO REPITO EXCELENTE LA EXPLICACIÓN DE LA RECETA
    YA LES DIRÉ COMO ME QUEDARON GRACIAS

    ResponderEliminar
  15. Que alguien me cuente, por favor, que es el Tang Zhong ?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Nelda. El tang zhong es una especie de papilla que se hace con agua o leche u otro líquido y harina, en proporción de 1/5, con la que se consigue una miga suave y esponjosa, al dar una mayor capacidad de absorción de líquidos. Hay artículos en los que hablan más extensamentede ello. Espero haberte ayudado.

      Eliminar
  16. Hola amiga, gracias por esta reserva que se ve demasiado buena, hoy pienso hacerla, pero me vinsugo que no tengo levadura fresca sino instantánea, que cantidad puedo usar? Gracias. Esoeti tu respuesta para comenzar. Un abrazo

    ResponderEliminar

Nos gusta que alegréis nuestras entradas con vuestros comentarios, aquí lo podéis hacer.
Muchas gracias por pasar por esta cocina.

(No participo en cadenas de premios, básicamente, por falta de tiempo. Si pensaste para ello en este rincón, te doy las gracias de igual modo)

También puedes ver...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...